Bodas en Sevilla

FÁTIMA Y ANTONIO

FOTÓGRAFO BODAS EN SEVILLA, ANTE NUESTROS OJOS

A veces pasamos tanto tiempo mirando alrededor que no nos damos cuenta de lo que tenemos a nuestro lado, nos empeñamos en buscar ahí fuera algo que ya habíamos encontrado hace tiempo, alguien que también nos había descubierto y que sin pensarlo quiso quedarse para siempre con nosotros porque no fue una decisión, sino un deseo que se hace realidad sin tener que cruzar fuerte los dedos. Se llama felicidad, porque ésta no se busca, sino que nos encuentra y se queda para siempre, solo que hay que aprender a verla en los días más grises, y FOTÓGRAFO BODAS EN SEVILLA se puede encargar de ello cuando no encontramos paraguas.

Esta es la experiencia de los protagonistas de nuestra historia: Fátima y Antonio, quienes se conocieron hace trece años en Sevilla y comenzaron una relación de amistad. Ese momento paso desapercibido para ambos, sin embargo, no fue casualidad, pues el destino quiso cruzar sus caminos en ese justo instante por una sola razón, para que lo caminaran juntos.

Tras ese momento, Fátima y Antonio han ido coincidiendo en diferentes ocasiones entre más amigos, mientras cada uno llevaba una vida totalmente paralela, sin embargo, cada vez fueron uniéndose más, hasta que seis años después de ese primer encuentro se pusieron en contacto y quedaron para tomar algo. Y ahí fue donde los dos entendieron que llevaban mucho tiempo buscando en otras personas lo que en realidad ya tenían frente a ellos, algo que siempre había estado allí pero que no habían sabido ver hasta ese momento. FOTÓGRAFO BODAS EN SEVILLA cuenta la historia retransmitida de la propia Fátima que lo explica emocionada seis años después de aquel instante.

DESCUBRIR EL AMOR DONDE NO LO IMAGINABAMOS, POR FOTÓGRAFO BODAS EN SEVILLA

Nos pasa a menudo en diversidad de cuestiones del día a día, en tareas del trabajo, en viejas amistades que vuelven más fuerte en el futuro, en familiares lejanos con quien retomamos el contacto, al fin y al cabo en personas que siempre han estado ahí, a nuestro alcance para ser descubiertas y que un día el destino nos hace mirar allí donde antes no habíamos mirado. Es ahí, donde también pone su lente FOTÓGRAFOS BODAS EN SEVILLA, para poder contarnos historias tan emocionantes como esta, para que empecemos a ver lo que antes no éramos capaces.

Decidieron casarse con ilusión, Fátima y Antonio querían compartir su historia con el resto del mundo, pues nos dan una importante lección de vida. Esto lo captó FOTÓGRAFOS BODAS EN SEVILLA, transformándolo en preciosas imágenes para explicar la historia de la pareja a través de ellas. Así también captó la complicidad de la pareja, algo que se refleja en sus miradas, en las sonrisas correspondidas y en los gestos de amor que compartieron durante toda la ceremonia, caricia tras caricia. Este amor también lo  repartieron con sus familiares y amigos durante la celebración, se reflejó durante el baile, en las risas y en los ¡Vivan los novios! que se sucedieron durante todo el día, desde que prácticamente dieron el sí quiero.

Los familiares más cercanos de la pareja estuvieron acompañándolos durante todos los momentos de la celebración y también en la ceremonia, son una familia muy unida por lo que captó FOTÓGRAFOS BODAS EN SEVILLA, ese amor tan familiar es el que convive con el matrimonio, el que quieren mantener para así hacer crecer la familia en cantidad y calidad. Es ese amor que solo lo entrega un padre o una madre y que se queda dentro para siempre, para poder ser solo enseñado a nuestros hijos y que mejore con las generaciones como el buen vino.

UNA CIUDAD PARA DOS, FOTÓGRAFOS BODAS EN SEVILLA

Un amor que nació en Sevilla y como no, también se celebró allí, y se podía sentir el olor a azahar en el ambiente, ese perfume agrío que te empalaga de la ciudad en cualquier época del año, se notaba también que el clima era tranquilo y que había dado una tregua para hacer realidad los deseos de los novios pues la temperatura era ideal  acompañada de la brisa del Guadalquivir. Sinceramente no hay un lugar más acertado para celebrar algo tan especial, FOTÓGRAFOS BODAS EN SEVILLA nos transmite parte de ese olor y de la brisa con las imágenes que tomó ese día.

Por entrar en algunos detalles fascinantes de esta boda de ensueños, el vestido de la novia fue espectacular y la hacía ver radiante, que sumado a la felicidad que se le notaba en el rostro la convertía en una novia cargada de belleza. Antonio por su parte, también derrochaba alegría y sus ojos hacían el resto para hacer de ellos una pareja ideal, si a esto le sumamos todo el cariño que recibieron esa tarde por parte de sus amigos, el orgullo contenido de sus familiares y la música solo puede dar como resultado un día inolvidable.

Fátima y Antonio tienen la enorme suerte de haber sabido quitarse la venda a tiempo, de haber visto en un amigo las cualidades del amor, de saber redibujar los domingos de cervezas, los días de sofá con palomitas y las noches en vela, pues seguirán compartiendo todos esos momentos igual que cuando eran amigos, pero mirándolo desde otra perspectiva, desde la lupa de la felicidad, donde saben mejor las cervezas, las palomitas tienen mantequilla y no existen más velas que la luz de la luna.

Antonio González – Fotógrafo de bodas Sevilla

Fotógrafo bodas en Sevilla

Fotógrafo bodas en Sevilla