Bodas en Sevilla

BELÉN Y JUAN

FORMANDO PALABRAS, BODAS SEVILLA

La vida es como un crucigrama, lo vamos formando sin darnos cuenta con el paso del tiempo. Cada persona que pasa por nuestra vida nos aporta algo, van poniendo letras que terminan creando palabras que nos definen, como si fuera nuestro ADN, nos habla de quienes somos. Este crucigrama habla de nuestra personalidad, de nuestros sueños conseguidos y por conseguir, lo que nos duele y quién nos duele, nuestras necesidades, reacciones y lo que finalmente buscamos. Y este juego, ideado por BODAS SEVILLA, está basado en experiencias, en valores que vemos en otros y que hacemos nuestros Por eso, cuando conocemos a alguien que sabe rellenar esos huecos para terminar de formar palabras que creíamos imposibles y que en su crucigrama encontramos palabras que nos gustaría hacer nuestras sabemos que estamos ante esa persona con la que continuar la partida, es decir, jugar y compartir juntos el azar de la vida. Y solo necesitamos también un poco de suerte para que sea recíproco, aunque la suerte está mal valorada, pues cuando es esa persona no es necesaria, pues todo es dejarse llevar y la vida se encarga del resto.

CONSTRUYENDO JUNTOS EL DESTINO, BODAS SEVILLA

Belén y Juan empezaron por separado construyendo su propio destino, sus padres inculcaron en ellos valores como el respeto, la amistad, el saber compartir, la fidelidad… Y fueron colocando sus primeras palabras llenas de fuerza, que han conformado la base de su vida y principios que han ido cogiendo cada vez más fuerza. Fuerza que BODAS SEVILLA estuvo observando durante los días conociéndolos. Con ellos, supieron elegir las mejores amistades, personas que también aportaron fuerza en su vida, dejando palabras en este rompecabezas que les hicieron madurar en el ámbito personal, haciéndolos personas humildes y como quien planta semillas para recoger una fruta especial y única. Consiguieron en ellos, personas con actitud ante la vida, que han fomentado el amor en su interior y que saben lo que quieren, conocen como dar lo que necesitan a sus seres queridos. Con todo ello, supieron buscarse, necesitarse y encontrarse, para nunca perderse y lo demuestran cada día, en cada detalle que comparten con el otro: desde el primer beso de la mañana hasta la última caricia de la noche. Y lo vimos en BODAS SEVILLA en el gran día de su boda, y seguro lo seguiremos viendo a diario, pues se hace notar que llevan fomentando esas ganas desde hace ya mucho.

Su boda fue en Sevilla y los fotógrafos de BODAS SEVILLA estuvieron allí, observando todos los detalles para luego contarlos a través de las mejores instantáneas y conociendo a la familia para poder traeros esta mágica historia y poner sentimiento al papel. Sevilla no solo es una ciudad especial, sino que transmite magia que se contagia en las parejas y en cualquiera que esté dispuesto a recibirla. Todo ese amor ha ido surgiendo entre paseos por el rio Guadalquivir a media tarde, cervecitas y tapas al caer la noche, paseos por los jardines más enrevesados de la ciudad…Estampas que también ha podido capturar los fotógrafos de BODAS SEVILLA. Es un lugar que no deja indiferente a nadie, y por Belén y Juan no pasó desapercibido. Decidieron ponerle un broche precioso a su relación, celebrando el amor en su ciudad y rodeados de aquellas personas que habían conseguido hacerles ser quienes eran, y que gracias a ello hoy por hoy habían conseguido unirlos y mantener esa relación en el tiempo. Desde BODAS SEVILLA les deseamos lo mejor y esperamos que consigan sus sueños en compañía uno del otro.

EL SÍ QUIERO MÁS ROMÁNTICO, BODAS SEVILLA

Y fue un momento único, el sí quiero más sincero del mundo. ¿Cuántas personas en el mundo al mismo tiempo estarían pronunciando esas palabras al mismo tiempo? Pues os aseguramos que el contexto y sus caras eran imposibles de superar en ninguna otra ciudad del universo, incluso si fuera en otro idioma. Ese amor permanecerá en el tiempo y se hará más grande, pues ahora son Belén y Juan quienes deben sembrar las semillas para conseguir en otros esa especie rara y única, crear un crucigrama vacío y empezar a llenarlo con cuidado, seleccionando minuciosamente y mimándose para que otros puedan coger prestados esos valores y hacerlos suyos también, de eso se trata cuando se está en familia.

Los gestos de complicidad se repetían toda la noche entre los novios, y estos también los tuvieron con sus familiares, los fotógrafos de BODAS SEVILLA no perdieron detalle y pusieron la atenta  mirada en ellos toda la tarde. Belén y Juan quisieron ir más allá y en la celebración vivieron momentos de todo tipo con sus amigos, bailes míticos de hacía años, bromas que llevan repitiéndose mucho tiempo y que ese día cogían un color especial, letras de canciones que habían oído cientos de veces saliendo juntos o durante una tarde tranquila en la playa. Los amigos de la pareja son muy especiales, y estuvieron con ellos desde meses antes ayudándolos para que todos los detalles estuvieran a punto y nada saliera mal. Al igual que sus familias, no faltó nadie al gran día, y por lo que BODAS SEVILLA entiende fue uno de los mejores días de Belén y Juan, y no solo de ellos, sino también de todas esas personas que han estado toda la vida junto a ellos y de las que no se separarán jamás.

Fotógrafos Bodas Sevilla | Antonio González

Bodas Sevilla

Bodas Sevilla